HISTÓRICO: DEL POTRO LE GANÓ A FEDERER Y SE CONSAGRÓ CAMPEÓN DEL US OPEN




Juan Martín Del Potro venció, este lunes (14), por la noche al suizo, número 1 del mundo, Roger Federer, por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2 y se consagró campeón del US Open por primera vez en su carrera. El único argentino que lo había logrado había sido Guillermo Vilas, en 1977.

El tandilense Juan Martín del Potro consiguió, este lunes (14), un triunfo histórico para el deporte argentino al ganar el abierto de tenis de los Estados Unidos tras vencer en la final al suizo Roger Federer por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2. Tras el partido, el
tandilense aseguró que "fue la final soñada".

Por Gustavo Lenti

Del Potro, de apenas 20 años, consiguió así su primer título de
Grand Slam, emulando a su compatriota Guillermo Vilas, campeón en el
US Open en el año 1977.

Y lo hizo nada más y nada menos frente al suizo Roger Federer, el
mejor tenista de todos los tiempos, quien tenía un invicto de 41
partidos en el US Open, producto de cinco títulos ganados en forma
consecutiva.

El suizo, actual número uno del mundo, llegó a esta final como el
máximo ganador de títulos de Grand Slam (15), los más importantes
del circuito, mientras que el argentino se encontraba en su primera
definición de un certamen de estas características.

Pero al argentino no le tembló el pulso y pese a ir casi siempre abajo en el marcador –salvó en el quinto set en el que se adueñó del desarrollo- se mantuvo sereno y logró doblarle el brazo al suizo en una apasionante definición.

Con este triunfo, Del Potro se convierte en el cuarto argentino en conseguir un trofeo de Grand Slam detrás de Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini y Gastón Gaudio.

El partido duró cuatro horas y seis minutos y cuando arrancó parecía que el suizo iba a acumular un nuevo trofeo de Grand Slam en sus vitrinas.

El suizo quebró rápidamente para 2-0 y pese a que su primer saque no funcionaba del todo bien, al europeo le alcanzaba con su enorme tenis para mantener la ventaja ante un Del Potro que no encontraba el ‘timing’ justo con sus golpes.

Tras llevarse el primer set por 6-3, Federer quebró en el primer game del segundo y la suerte del argentino parecía echada.

Pero el tandilense, que a lo largo de todo el torneo mostró una enorme madurez pese a sus 20 años, jugó tranquilo, esperó su oportunidad y la misma llegó en el momento más importante.
Federer sacaba 5-4 para cerrar el set pero el tandilense se la jugó y con dos ‘passing-shots’ tremendos de drive igualó el marcador en cinco y levantó al público que colmó el estadio.

Del Potro se quedó con un tie break muy ajustado y su tenis lucía mucho más sólido que el de su rival, lo que le permitió adelantarse 4-3 tras quebrar el saque de Federer, que seguía mostrando fisuras.

Pero el argentino se apuró en el siguiente juego, Federer recuperó el quiebre e igualó el encuentro, que a esa altura tenía una gran cuota de dramatismo.

Los dos tenistas jugaban puntos increíbles pero también cometían errores infantiles: Del Potro tuvo chances de quebrar y ponerse 5-4 arriba pero lo perdió y luego con su saque cometió dos doble faltas seguidas para dejar escapar el set.

Si bien Federer había ganado el set, una acalorada discusión con el juez de silla por la tardanza de Del Potro de pedir el ojo de halcón –repetición en pantalla gigante de las pelotas dudosas- marcaba que el suizo no la pasaba bien.

Del Potro arrancó un tanto cajoneado el cuarto parcial y en sus dos primeros games de saque estuvo a punto de perderlo pero consiguió levantar los break points en contra.

En el quinto parcial, el argentino pudo hacer pesar la potencia de su derecha y se quedó con el quiebre para adelantarse 3-2 pero otra vez Federer logró emparejarlo en el octavo juego (4-4).

El encuentro tenía un alto grado de dramatismo y llegó a su punto más alto cuando Federer estuvo a dos puntos de ganarlo: Del Potro sacó 4-5 y 30-30 pero el argentino consiguió un ace y un saque ganador para salir del dificilísimo momento.

A puro saque y potencia, Del Potro logró forzar otro tie-break y con la confianza por las nubes apabulló a Federer, que parecía vencido cuando perdió el cuarto set.

Antes de la final, Federer tenía una ventaja de 6-0 en los enfrentamientos personales con el argentino.

Pero en la previa del quinto parcial era el tandilense el que parecía sentirse mucho más cómodo. Y así lo demostró en la cancha al conseguir un rápido quiebre en el segundo game.

Con esa ventaja y la potencia de sus golpes explotando en cada puntos, Del Potro demolió a Federer y lo terminó de liquidar en el octavo juego cuando volvió a quebrarle el saque al suizo para vencerlo por 6-2.

Nota del editor

Seguramente se hablará muchísimo, de aquí en más, del gran triunfo de Juan Martín Del Potro, este lunes (14),

Se dirá de su entrega, que le permitió sobreponerse a los momentos difíciles de su lucha ante el número 1 del mundo, Roger Federer.

Y estará bien que así sea. Porque, de tanto en tanto, a esta Argentina castigada por los desaciertos de sus gobiernos, le viene bien alguna alegría, aunque sea deportiva.

Esta es una buena ocasión, porque el tandilense de 20 años demostró como, poniendo el alma, pueden lograrse éxitos en el deporte y en otras disciplinas de la vida.

Emocionante, ¡vaya si lo fue!, la tocante ceremonia de la premiación, bien a lo americano, pero mejor en la emoción que trasuntaba Juan Martín, visiblemente conmovido.

Y fue bueno, también, ver que allí, junto al joven que va camino de la gloria mayor, estuvo esa leyenda del deporte argentino que es Guillermo Vilas, el precursor de la “legión” que ha dado brillo al historial del tenis nuestro, en los más altos niveles del mundo.

¡Bravo, Juan Martín!, por el Grand Slam conseguido y por el ejemplo dado.


FOTO

Juan Martín Del Potro, brillante triunfador en el US Open.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ATLETISMO: SE DISPUTARÁ EL TORNEO CARLOS PACHECO

EL AURINEGRO NO ENCUENTRA SU RUMBO

DE MÁS DE 50 AÑOS ATRÁS: CON RECUERDOS Y HOMENAJES…