OLIMPO NO PUEDE HACERLE UN GOL NI AL ARCO IRIS

Empató 0 a 0 con Estudiantes de La Plata. No le dieron un penal en el final del partido (que Klusener protestó airadamente ganándose la amarilla). El aurinegro, con sólo 6 puntos sobre 33, sigue último. Y su promedio ya es alarmante: 1,102. ¡Ah!. Lleva 702 minutos sin hacer un gol (como van las cosas, no se lo haría ni al Arco Iris). Faltan 19 partidos, pero Diego Osella, conforme al parecer con la actuación ante el "Pincha", no tiene plantel (efecto Perazzo).




Fotos: Horacio Culaciatti, Télam.  

EL VIDEO DE OTRA DECEPCIÓN

https://youtu.be/NdumQEjZ1Fk


No más que el 0 a 0.

Olimpo, que no gana desde el 1 de diciembre pasado, cuando en Mendoza venció 3 a 0 a Godoy Cruz, sigue en los últimos puestos en la tabla de posiciones con seis unidades y con solo dos goles a favor (ocho en contra), mientras que Estudiantes, que lleva ocho fechas sin conocer la victoria, suma 13.

El partido, este sábado (2), fue discreto y de bajo nivel técnico, jugado en una cancha en malas condiciones a raíz de las últimas lluvias caídas en la ciudad.

Ambos equipos tuvieron demasiados inconvenientes a la hora de generar juego y situaciones para convertir, en especial por parte de Olimpo que evidenció nuevamente su carencia para llegar al gol.

Después de un primer tiempo mal jugado y sin llegadas por parte de ambos equipos, sobre el final del encuentro, se produjeron dos situaciones para convertir.

A los 42 minutos, el delantero Ezequiel Cerutti (ex Olimpo) estrelló un tiro libre en el vértice derecho del arco defendido por Nereo Champagne que salvó su valla cuando Diego Vera recogió el rebote y sacó un derechazo que tenía destino de red.

En tanto, en la respuesta del local, Gonzalo Klusener aparentemente fue desestabilizado con el brazo derecho, por parte del defensor Sebastián Domínguez, en la puerta del área chica, pero el árbitro Abal consideró que no había sido falta ante el reclamo tan sólo del delantero.

Estudiantes recibirá el martes (20,45) en La Plata a Independiente Santa Fe de Bogotá, en un partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores de América. En tanto por la duodécima fecha del campeonato de primera división, el “Picha” será local ante Temperley, mientras que Olimpo visitará a Huracán en Parque de Los Patricios.

LA SÍNTESIS

Olimpo (0): Nereo Champagne; Cristian Villanueva  (45 minutos, Oscar Ezequiel Parnisari), Iván Furios, Juan Sills y Juan Quiroga; Matías Porcari (22 minutos, Alex Bolaños), Juan Manuel Cobo, Joel Amoroso y Jonathan Blanco (61 minutos, Nicolás Royón); Joel Acosta y Gonzalo Klusener. Director técnico: Diego Osella.

Estudiantes LP (0): Hilario Navarro; Pablo Rosales, Jonathan Schunke, Sebastián Domínguez y Alvaro Pereira; Carlos Auzqui (72 minutos, David Barbona), Román Martínez (80 minutos, Luciano Acosta), Gastón Gil Romero y Juan Sánchez Miño; Guido Carrillo (65 minutos, Diego Vera) y Ezequiel Cerutti. Director técnico: Gabriel Milito.

Arbitro: Diego Abal.

Amonestados: Acosta, Furios, Bolaños y Klusener, todos de Olimpo.


Estadio: Roberto Carminatti.

Al margen de la crónica...

Los dos tenían nuevos técnicos (Diego Osella en Olimpo; y Gabriel Milito en Estudiantes). Aún así, aurinegros y “pinchas” hicieron poco por el espectáculo en la fría tarde de este sábado (2), a mitad de camino de un feriado largo y quizás, por eso, invitación al bostezo prolongado durante casi los 90 minutos.

Olimpo, se sabe, dejó atrás, con visibles secuelas, la etapa de Walter Perazzo, cuya presencia en el banco de relevos se prolongó demasiado, conspirando contra los mejores objetivos (esos de llegar a un copa, por ejemplo) y poniendo al equipo, tempranamente, para una temporada extremadamente densa, con 30 fechas, de cara a ese fantasma llamado descenso, que acecha cuando las cosas no se hacen bien.

Apenas 15 minutos, los últimos, mostraron un intento de cambio en el dueño de casa. Osella, al menos, demuestra espíritu, como para insuflárselo a sus dirigidos. 

Se levanta y va constantemente a la línea de cal para arengar a los suyos en busca de un mejor funcionamiento en el rectángulo de juego, visiblemente deteriorado, esta vez, por la lluvia de la madrugada. No lo hacía, eso, el anterior DT, atado al banco y a su botella de agua mineral, algo que podrá recordarse como distintivo de su notoria falta de entusiasmo.

En eso, hubo algún avance que, en el último cuarto se tradujo en un mayor énfasis del olimpiense en la búsqueda del arco rival. No hay quien la “meta” y eso será muy difícil de resolver, pero al menos, se insistió en procurar la llegada.

La frutilla del postre, podría decirse, se dio cuando Gonzalo Klusener la tenía a disposición (no significaba eso que la metiera), pero no le dieron el penal que sólo él reclamó (ninguno de sus compañeros lo hizo) para ganarse una tarjeta.

Todo lo demás, casi a tono con los antecedentes. Olimpo, sin luces para inquietar y mucho más para definir. Estudiantes, más pensando en la copa (juega el martes) que en su posición de media tabla en el unificado “Julio Humberto Grondona”.


Al irse, una vez más, los seguidores del “oro y negro” mostraron su decepción. ¿Tendrá límite alguna vez?.        

Comentarios