ROSARIO CENTRAL GOLEÓ A OLIMPO EN EL GIGANTE DE ARROYITO

Fue 5 a 0 para los canallas. 
Derrota lapidaria para el aurinegro.

Central tuvo goles, efectividad y una noche mágica de los pibes que hacen soñar. Con tres goles de Andrés Lioi, uno de Maxi González y el restante de José Luis Fernández, el canalla vapuleó a un pálido Olimpo y se ilusiona.

Central tuvo su noche mágica. Porque los pibes frotaron la lámpara, porque Lovera puso el fútbol y Andrés Lioi los goles -tres, uno mejor que el otro- y porque también se pudo apreciar que esa mixtura de juventud y experiencia puede ser la gran fórmula para que el universo canalla se ilusione con algo más que sumar puntos y hacer una buena campaña.

Y el canalla arrancó con todo. A pesar del intento de Olimpo de meter una presión alta, la movilidad de los pibes que quieren dejar de lado ese apodo y el apoyo de los experimentados fueron consolidando unos primeros minutos intensos.

A los 2' Joel López Pissano avisó con un remate de arriba hacia abajo que tenía buena dirección pero terminó en el córner. Un minuto más tarde Lovera limpió el camino dejando a tres en el camino y su remate se fue apenas alto.

Y a los7', tras un tiro libre desde la derecha que cruzó el área bahiense sin que nadie despejara, Maxi González apareció por el segundo palo para dominar y definir de derecha ante el desesperado Anchoverri, marcando su primer gol con la camiseta canalla.


Pese a que el partido se hizo impreciso porque Olimpo se dedicaba más a ver qué hacía Central y el canalla no lograba retener la pelota lo suficiente, las intervenciones de los juveniles canallas le dieron dividendos.

Por eso no extrañó cuando a los 23' el formoseño Lovera capturara un rebote de la defensa de Olimpo, viera la entrada en solitario de Andrés Lioi por derecha y le levantara una pelota que el volante definió con una volea soberbia que superó al arquerito bahiense para poner el 2 a 0. Para él fue su primer gol en primera.

Central pasó algunas zozobras cuando Olimpo puso pelotazos largos a espaldas de los volantes. Allí mostró algunas vacilaciones que se vieron disimuladas por la falta de peso ofensivo de Troyanski y Depetris.

Después, Central fue el dominador por tener más volumen de juego y ambición . Y eso de la mano de jugadores como Lovera, López Pissano y el mismo Maxi González. Así se puede soñar...

En los primeros minutos del complemento Central se distrajo y le permitió a Olimpo adelantarse en el terreno y generar un par de situaciones de peligro.

Pero todo se acomodó cuando Lovera tomó el mando, Zampedri se convirtió en pieza clave y Lioi mostró que estaba encendido.

Por eso no extrañó que a los 8', Lovera apilara gente, la pelota llegara a Zampedri quien, con un pase entre líneas magistral, habilitara a un inspirado Lioi que definió picándola por sobre Anchoverri. Golazo por duplicado.

Un tiro en el palo de Ferrari, a los 20, el ingreso de Ruben por el pibe Lovera -de brillante actuación-, fueron el aperitivo de lo que haría Central en apenas 2 minutos. Porque a los 25' López Pissano encabezó un gran contraataque, lo buscó a Lioi por la derecha y el pibe definió como en los dos anteriores.

Y a los 27', el que tuvo su premio fue José Luis Fernández, quien buscó el arco y su remate pegó en el taco de un defensor y se fue al fondo del arco.

Después estuvieron el regreso de Marco Ruben y el debut, al fin, de Néstor Ortigoza, que pasó desapercibido ante la exhibición de los pibes.


Central tuvo una noche mágica iluminada por el juego de los pibes, el muy buen acompañamiento de algunos experimentados y la efectividad a la orden del día. Así se puede alimentar una ilusión.

Comentarios