OLIMPO NO PUDO, OTRA VEZ



Estudiantes lo derrotó por la mínima diferencia: 1 a 0.
El aurinegro luchó, pero el "pincharrata" fue más, en su intento por sumar para entrar en la Copa Libertadores.
Juan Otero, cuando arrancaba la segunda etapa marcó la diferencia, a los 22 segundos. 

Olimpo tuvo ocasiones, pero volvió a poner de manifiesto la precariedad de su ataque.


DIJO EL DIARIO “EL DÍA” DE LA PLATA

El León volvió al triunfo ante Olimpo y continúa vigente su lucha por ingresar a la Libertadores
  
Por NICOLÁS LAMBERTI

Estudiantes pudo volver al triunfo con un buen rendimiento ante su gente.

El albirrojo dominó a claramente a un pobretón Olimpo a lo largo de los 90 minutos y si bien no le dio demasiadas chances de revelarse, sobre el final pudo haberse lamentado por no liquidar el pleito.

El León se impuso por 1 a 0 pero debió ser por más. Aquel gol de Juan Otero en el amanecer del segundo tiempo le alcanzó y sirvió al equipo para poder volver a meterse en la conversación de la próxima Copa Sudamericana.

Desde el inicio se vio un equipo solo en cancha. El conjunto de Lucas Bernardi fue el dueño de la pelota y de las alternativas del juego, mientras que Olimpo deambulaba por su propio campo, corriendo detrás del balón y buscando capturar alguno para intentar salir de contragolpe.

El rojiblanco atacaba por todos lados a los bahienses, pero el sector de preferencia era el de Facundo Sánchez, que se sumaba constantemente a la línea ofensiva. El ex Tigre no tenía mucho trabajo en la marca y siempre supo ser alternativa válida para llevar peligro.

Por el medio iba Tití Rodríguez, por la punta izquierda iba Lugüercio (de los más flojos del tandem de ataque), delante suyo se paraba Melano y Otero era el jugador referente dentro del área. Con esa distribución ofensiva el León se volcaba asiduamente contra el arco visitante y contó con varias ocasiones para poder romper el cero, aunque tuvo que esperar a volver del descanso para poder gritar.

Entre las situaciones más claras de la etapa inicial estuvieron un mano a mano del punta colombiano, que el arquero Anchoverri tapó con los pies y un remate bajo de Rodríguez que se fue realmente cerca del poste derecho.

A cinco minutos de que se bajara el telón del primer acto, también lo tuvo Schunke de cabeza tras una pelota quieta, pero con una estirada espectacular, el arquero sacó al córner.

Y si bien era de todo del León, sobre el final Olimpo tuvo una chance muy clara que casi echa por tierra todo lo bueno que había hecho Estudiantes cerca del otro arco. Villarruel abrió el pie derecho y remató bajo desde afuera del área, pero el balón se fue muy cerca de la base del poste izquierdo de Andújar.

APARECIO EL GOLEADOR Y ROMPIO EL CERO

Ya en el complemento, el goleador y figura (junto a Braña), Juan Otero, terminó con los lamentos y le puso justicia al tanteador.

El visitante rifó la pelota con un envío largo que rápidamente capturó Estudiantes y luego tomó Otero en tres cuartos de cancha. El colombiano giró ante la marca, abrió para Melano y el ex Lanús se la devolvió para que definiera de zurda en el borde del área chica. En apenas 15 segundos, el máximo artillero del equipo rompía el cero de forma más que merecida.

Pasado el cuarto de hora, Bernardi buscó aprovechar más la banda izquierda y mandó a la cancha Murillo en lugar de Lugüercio, quien nunca logró meterse en partido. Y para darle aire al ataque en los últimos 15 minutos, el DT volvió a mover el banco y mandó a jugar al Tanque Pavone por Melano, que se fue despedido con un fuerte aplauso por parte del público rojiblanco.

El León se codeó con el segundo gol nuevamente mediante Otero, que estaba picante y movedizo pero no pudo ser. Cuando el reloj marcaba 22 minutos, el delantero hizo una buena jugada individual metiendo una diagonal de izquierda hacia el medio y sacó un derechazo bajo que se fue muy cerca del palo derecho.

Por su parte, el rival, que se mostraba tibio y sin reacción se acercó al área con Vidal y en una jugada que generó polémica, Iván Gómez cometió una mano que bien podría haber sido sancionada como penal.

A los 40, el León, que más allá de esa tibieza de la visita, no acusaba recibo de que el resultado era corto, sufrió con una pirueta de Vila que tapó Andújar de manera espectacular.

Sobre el final hubo tiempo para un cambio más. Nicolás Talpone saltó a la cancha por Lucas Rodríguez, y el juvenil tuvo una chance que abortó el golero visitante.

Tras cuatro minutos de descuento, Espinoza pitó el final y el León pudo festejar en 25 y 32. El equipo se quedó con una merecida victoria que le permitió volver a la zona clasificatoria de la Sudamericana y continuar la lucha para encarar hacia la Libertadores.


Comentarios